Variedades de uva en la Ribera del Duero

variedades de uva en la Ribera del Duero

Hasta hace no mucho tiempo, a cualquiera que se le preguntase por los vinos de la Ribera del Duero, sabía que eran tintos elaborados con tempranillo. Variedad de uva, por cierto, que en la zona también se conoce como tinto fino y tinta del país.

Sin embargo, en 2019 nació la ‘Ribera Blanca.’ Desde entonces, el Consejo Regulador de nuestra Denominación de Origen permite a las bodegas elaborar vinos con, al menos, un 75% de la variedad blanca albillo mayor.

¿Qué significa todo esto? Que las bodegas que pertenecen a la DO Ribera del Duero ya pueden elaborar vinos blancos con esta uva admitida recientemente, pero que lleva toda la vida asentada en la región.

Todas las bodegas que comercializan sus vinos bajo este marchamo, deben elaborar los vinos con las uvas admitidas por su Consejo Regulador. 

¿Cuáles son las variedades de uva en la Ribera del Duero?

Las uvas admitidas en la Ribera del Duero

Las uvas tintas admitidas, además de tempranillo, son: garnacha tinta, merlot, cabernet sauvignon y malbec. Las tres últimas, son variedades internacionales que se han se han adaptado al clima y suelos de la Ribera del Duero.

Tempranillo: es la uva por antonomasia de la DO ribereña. Es la que le aporta el color, el aroma y el cuerpo que caracterizan a los vinos de nuestra zona: aromas a mora, regaliz, frutos negros del bosque, tanino dulce y de acidez media. Es la base de los vinos tintos de Virtus.

Garnacha tinta: variedad clásica española donde las haya, en la Ribera del Duero se pueden encontrar viñas viejas (pocas). Ofrece vinos aromáticos, a fresa madura, de escaso color y acidez media-alta, por lo que acompaña muy bien al tempranillo. Tiene un potencial oxidativo alto. La usamos en un pequeño porcentaje para El Sueco Tinto.

Merlot: le cuesta cuajar y es de maduración tardía y escasa producción. Los vinos que produce son de acidez media, con aromas a fruta negra y algún toque de frutos secos. 

Cabernet sauvignon: es de brotación tardía y, aun así, con ella se consiguen vinos de acidez media-alta. El aroma más característico es el del pimiento verde (piracinas), pero pueden apreciarse los frutos negros en uvas sobremaduradas.  Le cuesta madurar en Ribera del Duero en años fríos.

Malbec: su brotación es tardía y también es de poca producción. Sus vinos se caracterizan por su acidez alta, el aroma a fruta negra y las notas balsámicas mentoladas.

Albillo Mayor: esta uva blanca, que antiguamente también se usaba para comer, tiene una pronta maduración y una producción media. Sus vinos son aromáticos, a frutas de pepita y hueso como la manzana o el melocotón, y de un color sutil. 

En el caso de Bodegas Virtus, elaboramos:

  • Virtus Gran Reserva, con 100% tempranillo
  • El Sueco Tinto, con tempranillo principalmente, aunque añadimos un poco de garnacha, para aportarle frescura
  • El Sueco Albillo Mayor, como su nombre indica, se elabora con la uva blanca de la Ribera al 100%, con la cual investigamos para conocerla en profundidad y sacarle el máximo potencial.

Conoce más de nuestro Proyecto Virtus Albillo Mayor en este enlace.

Pero aquí hay que explicar algo importante: podemos elaborar vino con tempranillo y albillo mayor, por separado, monovarietales y etiquetarlos como DO Ribera del Duero; sin embargo, el resto de uvas solo se pueden emplear en un pequeño porcentaje. 

Es aquí donde el Consejo entra en juego. Entre muchas de sus funciones tiene la de autorizar y controlar el uso de las diferentes variedades y su proporción.

En los majuelos históricos de Ribera del Duero, existen otras variedades mezcladas, ya que tradicionalmente los viñedos no estaban compuestos por una sola variedad de uva. Así que, además de las uvas “oficiales”, podemos encontrar palomino (veridad blanca) o bobal (variedad tinta), que en la zona se llama valenciana, entre otras.

× ¡Hola!